Existen dos componentes con los que vas a notar una mejora sustancial en el rendimiento de tu equipo: la memoria RAM y el disco duro SSD.

Memoria RAM

La memoria RAM es un componente que actúa como un almacén para los programas y datos con los que trabajas en cada momento, es la memoria que el procesador utiliza para trabajar en ese preciso instante en que estás trabajando con un documento de texto, ver un vídeo, navegar por internet, o todo a la vez. Por lo que cuanta más memoria tengas más rápido irá el trabajo que estás haciendo en un momento determinado.

Hoy en día los equipos normalmente suelen disponer de 4GB de memoria RAM, planteate duplicarlo a 8GB y notarás con creces la diferencia.

 

Discos duros SSD

Hasta ahora los discos duros utilizaban el magnetismo para grabar los datos con discos mecánicos metálicos leídos por un cabezal con una velocidad de transferencia de datos de hasta 150 MB por segundo.

Los discos SSD sustituyen los sistemas mecánicos por sistemas de microchips con memorias flash mediante un procesador integrado con una velocidad de transferencia de datos de hasta 550 MB por segundo.

Como puedes ver la velocidad de transferencia de datos pasa de 150 MB por segundo a 550 MB por segundo, por lo que son 3,6 veces más rápidos.

Cambia el disco duro magnético a SSD, notarás la diferencia!.